top of page
  • Foto del escritorHéctor Barrero

Irina Ionesco. Las mujeres de las fotografías se transforman en sueños.

Irina Ionesco nacida en 1935 y que fallecida en 2022, es una fotógrafa francesa de origen rumano, país donde residió hasta 1948, año en que regresa a París. Tras trabajar como bailarina y pintora por toda Europa, en 1964, el pintor Corneille le regaló una cámara Nikon F, con la que descubrió las posibilidades de la fotografía. Pronto empezó a realizar retratos, en blanco y negro, a mujeres que conocía; la mayoría de estas modelos trabajaron asiduamente con Ionesco, por lo que formarán parte del imaginario de la artista e irán apareciendo en sus fotografías a lo largo de los años.

Sin título. Impresión en gelatina de plata sobre papel sin firmar.


La obra de Irina Ionesco se caracteriza por la puesta en escena de los modelos gracias a decorados y atrezzos que nos trasladan a un universo de palacios orientales de marcado ambiente teatral y onírico, un universo habitado por mujeres que bien podrían ser encarnaciones de heroínas sagradas. Estas figuras, adornadas con joyas, guantes y objetos simbólicos o fetichistas, se muestran en poses provocativas que juegan con su propio estatuto de objeto del deseo.


Flora, Templo con espejo, 1976


La primera vez que vi las fotografías de Irina Ionesco eran de una serie de su hija Eva en la revista francesa PHOTO publicadas a mediados de los años setenta. Desde siempre he admirado su estilo tan personal. Principalmente blanco y negro creando una atmósfera densa y oscura.


Pasó de chica de circo a bailarina de cabaret, mujer fatal antes del rodaje y notoriedad fotográfica casi instantánea en la década de 1970, Ionesco es quizás mejor conocida por las fotografías eróticas de su hija Eva tomadas entre los cuatro y los 11 años.

Eva. Impresión en gelatina de plata coloreada sobre papel sin firmar. 1975

Eva, años 70. Impresión de inyección de tinta

Eva, en el Palacio Mucha en Praga, 1974. Impresión en gelatina de plata sobre papel, firmada


Mujer con velo, Cortesía de Maison R&C, Associated Auctioneers.


Los motivos y las connotaciones morales de esas imágenes continúan suscitando debates en toda la comunidad artística. "Era otra época, otra época", dice Ionesco, cuya hija actriz dirigió una película sobre su madre, "My Little Princess" en la que Irina es interpretada por la estrella francesa Isabelle Huppert y Eva por Anamaria Vartolomei. El toque teatralmente gótico y los encuadres sensuales de Ionesco la han convertido en un icono de estilo para muchos diseñadores. Recientemente fue exhibida en París una selección de fotografías de moda para casas como Givenchy y publicaciones como Stiletto y Vogue Japón.

Desnuda. Impresión en gelatina de plata sobre papel sin firmar 1990


Un poco de historia.


Nacida en París, de padre violinista y madre trapecista, Ionesco fue abandonada a los cuatro años y enviada a Rumania para ser criada por su abuela y sus tíos de la familia del circo.


Soñaba con ser bailarina, pero con un cuerpo diminuto y flexible terminó siendo una contorsionista serpiente, recorriendo cabarets en Europa, África y Medio Oriente con dos boas gigantes durante siete años, de los 15 a los 22.

Femininity. Impresión de gelatina de plata


“Era esclava de las boas, al final ya tuve suficiente”, dice Ionescu, recordando la minuciosidad de alimentar a los reptiles, mantenerlos calientes y transportarlos de un baño de hotel a otro.


Luego vino una rutina de baile hasta que un compañero la dejó caer accidentalmente en el foso de un teatro en Damasco, Siria. Convaleciente, comenzó a dibujar y luego a pintar, pero antes de trasladarse a París para estudiar arte, pasó un tiempo viajando con un jugador iraní muy rico, que la colmó de ropa de alta costura y joyas.


La fotografía llegó tarde y al azar, como gran parte de su vida.


Usaba una antigua cámara Nikon F anterior a la era digital, junto con iluminación de tungsteno, que databa de la Navidad del 64, un regalo de su socio de la época, el artista belga de vanguardia Corneille.

Desnudo orientalista, hacia 1980


De forma autodidacta, tomó sus primeras fotografías de amigos y de las hijas de sus amigos usando velas como iluminación, colocando películas de 400 ASA en 800 ASA y vaciando sus armarios llenos de trajes de cabaret y ropa elegante para vestir a las modelos.


Desde la oscuridad saltó a la fama en su primer espectáculo de 1970, presentando mujeres en poses teatrales y a menudo tentadoras envueltas en, a veces muy poco, encaje, cuentas y flores falsas y rodeadas de pedazos y piezas fetichistas.


“El mundo sexual de Irina Ionesco”, escribió entonces el surrealista francés André Pieyre De Mandiargues, el cual es el responsable de la introducción de la película erótica Historia de O “pertenece a un espacio donde no hay licencia para tocar. Es el mundo de los sueños”.

Desnudo con liguero, 1955

Izis, 1984. Impresión en color

Izis, 1984. Impresión en color.

La máscara blanca, alrededor de 1985. Impresión plateada en color.

“Desnudo” impresión en Cibachrome. 1990

Sylvia Kristel. Impresión en plata. 1980

1984

Estudio desnudo, 1980, impresión en color plata

Izis, 1984. Impresión en color

Mujer con espejo, 1970. Estampado de plata.

Crónica privada, sobre 2005.






143 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments

Rated 0 out of 5 stars.
No ratings yet

Add a rating
bottom of page