• Héctor Barrero

Francesca Woodman y su prototipo de la 'mirada femenina'

Habitualmente en las discusiones contemporáneas sobre arte, cine y fotografía, el término 'mirada femenina' se usa mucho. Pero a pesar de la frecuencia con la que el término se aplica a las obras de arte realizadas por practicantes que identifican a las mujeres, a menudo se describe como el opuesto binario a la 'mirada masculina' sin delinear lo que realmente puede implicar una 'mirada femenina'. Además, la prevalencia del término solo ha servido para diluir su impacto crítico, haciéndolo poco más que una frase turbadora que realmente no profundiza en los detalles del trabajo de un artista. 


Francesca Woodman,, Sin título, Nueva York, 1979

© George and Betty Woodman


Si hubiera una manera en que pudiéramos comenzar a definir qué sería una 'mirada femenina' sin decir lo obvio, hecho por y para las mujeres, y que no recurriera a establecerlo como lo opuesto a la mirada masculina, entonces esa respuesta se puede encontrar en el autorretrato profundamente reflexivo de la fallecida fotógrafa estadounidense Francesca Woodman.

"Estoy tan cansada como el resto de vosotros de mirarme", escribió Woodman, quien murió a la edad de 22 años en 1981, en una carta. Al igual que todas las fotografías, los autorretratos de Woodman, en su mayoría en el entorno desmoronado de un ático en desuso, dependen del acto de mirar, pero la importancia de su trabajo radica en su articulación de lo que significa ser 'vista' como mujer y lo que ella elige hacer con ese conocimiento. A través de la mayoría de las imágenes en blanco y negro de pequeño formato, Woodman se presenta, a menudo desnuda o parcialmente, en escenas mezcladas con un misterio casi gótico: superficies dilapidadas, luz sobreexpuesta que llora a través de las ventanas, polvo y escombros esparcidos sobre tablas de piso desnudas. Existe la sugerencia de presencia humana respirando en las paredes; el cuerpo como una mancha plateada, un torbellino de movimiento, un espectro flotando. 


Sería fácil dejarse llevar por la belleza inquietante de las fotografías de Woodman solamente, y aunque el espectador puede elegir leer tanto o tan poco como quiera en el trabajo de la artista, apreciar solo las imágenes de Woodman en un nivel superficial sería un grave error. Al aprovechar la belleza estética, a través de su propio cuerpo y el enigmático entorno fotográfico que construye (y no hace falta mencionar, a través de su capacidad técnica seductora), Woodman se convierte en el maestro de su propia imagen.


Francesca Woodman, Untitled, MacDowell Colony, Peterborough, New Hampshire, 1980

© George and Betty Woodman


Like an Angel, es la primera serie de imágenes de Woodman. Un "ángel", un término de cariño para alguien que es bueno o virtuoso, es uno que a menudo se reserva para las mujeres, en particular las niñas. Estas adquieren un potencial ambiguo, lo que indica la presión social sobre las mujeres para ser buenas, obedientes, angelicales y dóciles, pero el fracaso final de eso. Ser 'como un ángel' no es más que una proyección fabricada, y Woodman desentraña y confirma lo oscuro y misterioso absurdo de eso. 

Francesca Woodman, Self-portrait talking to Vince, Providence, Rhode Island, 1977

© George and Betty Woodman

Francesca Woodman, Self-portrait talking to Vince, Providence, Rhode Island, 1977

© George and Betty Woodman

Francesca Woodman, Sin título, Nueva York, 1979

© George and Betty Woodman

Francesca Woodman, Self-Deceit # 1, 1978

© Betty and George Woodman

Francesca Woodman, On Being an Angel # 1, 1977

© Betty and George Woodman

Francesca Woodman,, Sin título, Nueva York, 1979

© George and Betty Woodman

Francesca Woodman, About Being My Model, Providence, Rhode Island, 1976

© George and Betty Woodman

0 vistas
all images copyrighted by Héctor Barrero @2020
  • Instagram - Black Circle
  • Facebook - Black Circle