top of page
  • Foto del escritorHéctor Barrero

Win Wenders. Once.

Ernst Wilhelm "Wim" Wenders es quizás más conocido por sus películas "Wings of Desire" y "Paris, Texas", pero el cineasta alemán también reflexiona con sus hermosas fotografías y las ha exhibido en todo el mundo durante los últimos 30 años.


San Francisco Street Corner, Polaroid de 'Instant Stories'


Nacido en Düsseldorf en 1945, Mr. Wenders estudió medicina, filosofía y cine en varias etapas antes de abandonar la universidad y mudarse a París para convertirse en pintor. Fue allí donde quedó fascinado con el cine y veía hasta cinco películas al día en el cine cercano a su pequeño apartamento. Sorprendentemente, nunca estudió fotografía, pero tomaba fotografías desde los seis años, básicamente cuando su padre le enseñó a hacerlo.


Charles de Gaulle Airport, Paris, Polaroid de 'Instant Stories'


Con sus cámaras Plaubel Makina 67 y Fuji GX-617, Wenders elige viajar solo y sin asistente, insistiendo en que es cuándo toma sus mejores fotografías. "Si no estoy solo, no tomo fotografías. Lo básico que busco, abandonarme y sumergirme en el lugar, no puedes hacerlo con alguien más alrededor". (No puedo estar más de acuerdo con su reflexión)


Dennnis Hopper, Polaroid de 'Instant Stories'


Desde finales de los años 60 hasta mediados de los 80, Wenders tomó miles de Polaroids y exhibió exactamente 403 de ellas en Londres el año pasado para Instant Stories. Algunas están ligeramente borrosas o no perfectamente enfocadas, pero todas están encuadradas magistralmente con su alguna vez atesorada cámara SX-70.


Martin Scorsese e Isabella Rossellini rescatados en Monument Valley en un descapotable por Wim Wenders en busca de localización para 'París, Texas' (1984). ©Wim Wenders.


Harry Dean Stanton, Nastassja Kinski y Win Wenders en el set de Paris, Texas, 1984


En una era de teléfonos inteligentes y filtros, las fotografías de Wenders son un delicioso recordatorio de la cualidad sagrada que posee una fotografía y la belleza de capturar un momento en su forma más simple antes de que pase.


El libro de Wenders, Once, se publicó por primera vez en 1993. Contiene cuarenta y cuatro bocetos o diarios autobiográficos de sus viajes por el mundo, en busca de localizaciones cinematográficas o de camino a ellas. Cada boceto comienza con “Érase una vez…” de la misma manera que los cuentos de hadas comienzan con “Érase una vez…”


Wim Wenders 'Once' (Schirmer Art Books, 1993)


Harry Dean Stanton, New York


Camino a una proyección de "Paris, Texas" con Harry Dean Stanton en una larga limusina relata que incluso en medio de Nueva York, Harry seguía siendo Travis, sentado en la parte trasera del auto de su hermano y viajando por el desierto en silencio.


El libro está lleno de imágenes geniales y relatos refrescantemente humildes de momentos en los que está con amigos que resultaron ser estrellas poco después, como Jean-Luc Godard, Dennis Hopper, Akira Kurosawa y Francis Coppola por citar tan solo algunos.


Harry Dean Stanton, New York


Akira Kurosawa y Francis Ford Coppola, Napa Valley


El tiempo dedicado a vivir, trabajar y viajar por Estados Unidos está bien documentado, incluidas varias imágenes que inspiraron a Paris, Texas.


Hammett Street, San Franciso

Holiday Motel, Texas

Old Man, Australia

Cowboy en Texas


"Once" es a la vez un diario de viaje y fotográfico, historias con fotos o fotografías con historias. Wenders hace un par de puntos interesantes al explicar su enfoque: "Tomar fotografías es un acto en dos direcciones: hacia adelante y hacia atrás; cada fotografía refleja tanto el sujeto como la actitud de la persona que la tomó". Y que "Tomar una fotografía es un acto en el tiempo, en el que algo se saca de su propio tiempo y se transfiere a un tipo diferente de duración. El lapso de tiempo entre la primera imagen y la siguiente es donde emerge la historia".


Dos coches y una mujer esperando, Houston, Texas, (1983)

Entrance, Houston, Texas (1983


Las fotografías de Wim Wenders a menudo parecen pinturas, con su distintiva y cálida sensación analógica. Purista del cine, se mantiene alejado de la fotografía digital o de la manipulación y el montaje digitales. "No quiero criticarlo, es algo diferente, pero no creo que sea fotografía".


Piscina de Motel, Texas


Encontrar un momento o lugar que se nos escape al resto de nosotros es la habilidad única de Wenders. Produce las escenas más inquietantemente hermosas que nos resultan familiares pero no como las hemos visto antes. Escenas cinematográficas perfectas, aparentemente congeladas en el tiempo.


American Chinese, Superior, Arizona


Como concluye el libro “Una vez no es suficiente, solía decir cuando era niño. Esto me pareció muy plausible “había una vez”. Pero cuando tomas fotografías, aprendí, nada de eso se aplica. Entonces “una vez” es “de una vez por todas”. Win Wenders


Violin Shop No. 2, Paris, Texas

11 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments

Rated 0 out of 5 stars.
No ratings yet

Add a rating
bottom of page