• Héctor Barrero

Los retratos atemporales y empáticos de Judith Joy Ross

Judith Joy Ross, como artista, no tiene una fórmula mágica a la hora de hacer un retrato. Ella comienza de nuevo cada vez que se plantea un nuevo proyecto, es sin duda alguna la forma más arriesgada de hacerlo. Tiene su propio estilo, es claro, pero es increíblemente austero. El trabajo de Joy Ross es hermoso y fascinante gracias a su rigurosa transparencia.


Timmy Wright, Shop Class, Hazleton High School, 1992

Desde principios de la década de 80´s, la fotógrafa estadounidense ha dedicado su trabajo a la modalidad del retrato exclusivamente. Como mejor es ella conocida es por sus sensibilidad a la hora de retratar, siendo de facto profundamente personales, centrándose única y exclusivamente en personas normales de la sociedad estadounidense: escolares, maestros, soldados, panaderos, mecánicos, visitantes del Monumento a los Veteranos de Vietnam en Washington DC y miembros del Congreso de los Estados Unidos, republicanos, demócratas por citar tan solo algunos ejemplos. Las fotografías, que Ross contextualiza organizándose en series, ofrecen un enfoque tanto estético como humanitario de la fotografía.


Congresista John P. Hiler, Republicano, Indiana, 1987

La obra de Judith Joy Ross muestra referencias a fotógrafos como August Sander, Eugène Atget, Walker Evans o Diane Arbus en su estilo documental y su uso de equipos técnicos. Desde sus comienzos, Ross ha trabajado con formatos grandes y tras un breve inicio con una Yashica reflex de doble objetivo (TLR), empezó a captar sus imágenes con cámaras de placas hasta llegar al formato 8 x 10 pulgadas (20 x 25 cm) montada sobre un trípode. Sus copias se realizan en impresión por contacto. Debido a los largos tiempos de exposición y la necesidad de usar apoyo la obliga a concentrarse en sus sujetos y no le permite tomar las instantáneas a las que estamos acostumbrados en nuestros días. Los modelos suelen ser extraños para ella y, por lo tanto, la fotografía en sí se convierte en un encuentro intenso.


Eurana Park, Weatherly, Pennsylvania, 1982

August Sander se me antoja a menudo como una gran influencia en su obra. Teniendo un punto en común tanto Ross como Sander se centran en las expresiones faciales, los gestos y la postura de sus sujetos. Sin embargo, las famosas fotografías de Sander de la serie "People of the 20th Century" están puestas en escena y tienen como objetivo categorizar ciertos grupos sociales, Ross no da directrices a sus modelos y, por lo tanto, logra un estilo propio que se caracteriza su enfoque y estilo fotográfico. Hace que el espectador piense en la realidad interior de la persona, para ello utiliza su propia experiencia social para relacionarse con las personas que retrata, enfatizando así la individualidad de cada sujeto sobre su asociación con un grupo específico.


Parada de autobús, Bethlehem, Pennsylvania, 1989 Judith Joy Ross describe su intención de la siguiente manera: “El mundo exterior a uno mismo es más grande que la idea que uno tiene de él. Uno trata de alinearse con ese mundo más grande al hacer una fotografía”.

Ross es sin duda uno de los más grandes fotógrafos de retratos en la historia de la fotografía. A medida que recorres a una exposición tan largamente esperada en Europa, soy consciente que una nueva generación será testigo de su creencia radical en el individuo. Hasta el 9 de enero de 2022 en Madrid, en la Fundación Mapfre.


Vietnam Veterans Memorial, Washington, D.C., 1984

Annie Hasz, Easton Circle, Easton, Pennsylvania, 2007

Todas las fotografías cortesía de Judith Joy Ross y la Galeria Thomas Zander de Colonia.

22 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo